Existen múltiples situaciones que pasan pocas veces en la vida, pero que nos pueden dejar huella para toda la vida. La tarea del psicólogo de emergencias es intervenir en los primeros momentos en que se produce una situación potencialmente traumática, como pueden ser accidentes con múltiples víctimas, muertes de niños y bebés… (y todas las situaciones explicadas en el apartado de trauma psicológico) y ayudar a gestionarlas.

El psicólogo que trabaja en las emergencias, lo hace bajo el modelo de atención psicológica en crisis los primeros momentos después del incidente crítico. El psicólogo tiene la capacidad de discernir entre las reacciones que entran dentro del parámetro de la “normalidad en un momento así” y las reacciones sobre las que se ha de actuar para ser potencialmente perjudiciales. No se trata de querer consolar o dar ánimos, se trata de ayudar a las personas (y a las personas de su entorno) a entender las reacciones que están viviendo, a restablecer sus capacidades de afrontamiento: cada uno tiene su propia manera de abordar las dificultades, todo el mundo tiene sus propios recursos. .

También hay que ayudar a conectar a las personas con su red social, familiar… Pues mantener las relaciones activas permite la conexión con la realidad. El psicólogo mira también de minimizar los efectos adversos que pueden aparecer en las personas, familias y colectivos afectados, prevenir o disminuir el riesgo de complicaciones psicológicas o con el entorno. La idea final es afrontar el inicio del duelo o procesamiento de la experiencia.

El psicólogo también facilita pautas de cómo dar malas noticias, de cómo decirlo a los niños, a las personas vulnerables, a los familiares que viven lejos… de cómo preparar los días que siguen, de si “mi hijo no llora" o “no para de llorar", de cómo superar las noches que se hacen eternas sin dormir, de cuando volver al trabajo o a la escuela, preparar despedidas, tanatorios… y cualquier duda para resolver los muchos momentos que deberá enfrentarse más adelante. El psicólogo entiende a las víctimas, y eso que parece tan evidente, es tan excepcional en una situación así.